La Vida Y La Doctrina Del Señor Jesucristo

Texto: 2 Juan 1:7-11       7) 'Porque muchos engañadores han salido por el mundo, que no confiesan que Jesucristo ha venido en carne. Quien esto hace es el engañador y el anticristo. 8)Mirad por vosotros mismos, para que no perdáis el fruto de vuestro trabajo, sino que recibáis galardón completo. 9)Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo. 10)Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡Bienvenido! 11)Porque el que le dice: ¡Bienvenido! participa en sus malas obras. ' 

El problema más grande (moral y espiritual) en todo el mundo es la falta de comprender a Dios correctamente. Es imposible conocer a Dios aparte de Cristo. Es imposible conocer a Cristo aparte de la VERDAD de Cristo. NOTE: El texto nos habla de LA DOCTRINA de Cristo. La palabra "doctrina" está en la forma singular. Es quiere decir que todas las verdades que pertenecen a Cristo componen una sola unidad - una sola doctrina. Hay que aceptar TODA la verdad de Cristo o NADA. Quitar/echar cualquier parte y toda se desvalida. Es especialmente importante en nuestro día, por causa de la corrupción doctrinal que hemos visto en todos lados religiosos. Satanás ha puesto sus ministros en lugares principales para engañar la gente. El cristiano verdadero debe resistir "las doctrinas de diablos", (I Timoteo 4:1) y también debe rechazar todos los que enseñan doctrinas falsas. Por ejemplo, los Testigos de Jehová rechazan la deidad de Cristo y por eso no podemos permitirles entrar nuestras casas para enseñar su veneno ni tampoco decimos a ellos "que Dios les bendiga", o comprar sus libros. Si lo hacemos, estaríamos participando en su gran error. (2 Juan v. 11) La iglesia con su pastor tiene la gran responsabilidad defender la verdad. (I Timoteo 3:15-16; Judas 1:1-4)

La vida de Cristo siempre queda encima de reproche. No hay otra comparable. La doctrina de Cristo es exclusiva. Es la única verdadera. La vida de Cristo y la doctrina de Cristo son inseparable. Cristo es el punto focal de toda la Biblia. Es la razón de la Biblia. Sin Cristo, no hay propósito para la vida presente ni significada para la venidera. Cristo es el único y suficiente Salvador personal o El no es nada. Si es el único, entonces todos los demás son engañadores. Ciertamente, hay muchos enemigos en contra a Cristo y su evangelio.

El énfasis de este curso es que cada estudiante lea muy bien todas las referencias Bíblicas en la armonía de los sinópticos. Es decir de Mateo, Marcos y Lucas. Juan también es parte de la armonía, pero luego viene un curso completo de estudio exclusive del evangelio de Juan. El énfasis del curso presente es con los primeros tres. Se llaman sinópticos porque presentan, en general, la vida del Señor bajo el mismo aspecto. Según el diccionario, sinopsis quiere decir compendio o resumen de una ciencia o tratado, expuesto en forma sinóptica. Presentan muchas de las semejanzas entre sí de la vida de Cristo. Los sinópticos forman la parte principal de información acerca de las enseñanzas y acciones públicas de Cristo. En Cambio, el evangelio de Juan da el énfasis doctrinal a la divinidad de Cristo.

El propósito del ministerio disciplinario del Señor Jesucristo fue para reproducirse de Sí Mismo
en las vidas de sus discipulos. Asimismo, el propósito de este curso es para que el estudiante
también sea un discípulo verdadero de Cristo. Los discípulos originales de Cristo iban a quedarse
en el mundo después que el Señor se fue.

Fue su deber dar al mundo una cuenta fiel de las palabras y hechos del Señor; una imagen
justa de Su carácter; una reflexión verdadera de Su espíritu. Cada cristiano de hoy día debe
preguntarse, "¿Es mi vida una representación fiel de Cristo?" "¿Puede el mundo ver a Cristo en
mi?" El objetivo principal de este curso no es aprender una colección de hechos, sino es para
conocer a Cristo en una manera más intima y más transformadora. Que no nos envolvamos
tanto en los académicos de la vida y doctrina de Cristo tanto que no encontremos a EL en
toda su persona gloriosa.

Además, debemos tomar en cuenta que Cristo no preparaba discípulos solamente. Los entrenaba
para que ellos hagan discípulos de otros. Nuestra obra no habrá terminado hasta que hagamos
otros discípulos.

 

 

Caleb Stokes